Cuando era solo un niño, Pedro Varela tuvo el sueño de que un día haría su hogar en el paraíso del bosque nublado. Durante una carrera larga y exitosa como especialista en diseño de carpinteía metálica a medida en los EE. UU, Pedro se dio cuenta de que quería compartir la serenidad del bosque nuboso que él había llegado a amar y llamar hogar.

Junto con su esposa Marie, quien conceptualizó y ahora administra el spa, Pedro utilizó su talento en ingeniería y arquitectura durante siete años diseñando y construyendo Yumbo. Se limpió un espacio compacto en el bosque para el complejo, mientras se preservaba la mayor cantidad posibible del bosque antiguo y se maximizaba el uso de materiales limpios.

El complejo lleva el nombre de la tribu indígena de la zona al igual que el del hermoso y raro pájaro Yumbo que a veces se puede ver en los árboles aquí; este colorido pájaro se ha convertido en la mascota del resort. Yumbo ofrece una escapada muy querida para un fuerte seguimiento de los huéspedes habituales de Quito y de todo Ecuador. Pedro y su equipo han recibido personalmente a cientos de viajeros de todo el mundo.

Un ecuatoriano nativo, Pedro es un gran creyente en la creación de oportunidades de empleo para la población local y la mejora de la economía de la zona tanto como sea posible. Siempre que sea práctico, se utilizan productos alimenticios y materiales locales, a fin de reducir la huella de carbono del complejo.